Diario de a bordo

La historia clínica de Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao, ha recibido, pese a su confidencialidad, más de 1.000 visitas

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, fue intervenido el pasado 4 de julio en el Hospital de Basurto para extirparle el riñón izquierdo. Azkuna ya había pasado en varias ocasiones anteriores por el quirófano para corregir los problemas renales y secuelas de tratamientos médicos a los que se viene sometiendo desde que se le diagnosticó un cáncer de próstata en 2003. Según ha podido confirmar el programa de radio Mar de Fueguitos de distintas fuentes en el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza, a raíz de estas operaciones y de su repercusión mediática, la historia clínica de Azkuna tiene registradas un número “inusual” de visitas, que esas mismas fuentes sitúan “por encima de las 1.000 entradas”.

El acceso a los datos de la historia clínica electrónica está regulado en función de la categoría profesional de los usuarios, cada uno de los cuales dispone de una clave de acceso que debe actualizar periódicamente. Los programas que permiten acceder a los datos de las historias están estructurados en tres niveles. Los facultativos tienen acceso a toda la información clínica del paciente. Los diplomados de enfermería, a los resultados de laboratorio, datos de farmacia e informes de continuidad de cuidados de pacientes a su cargo. Y, por último, los administrativos sólo a la transcripción y edición de informes clínicos y de exploraciones complementarias. Existe, asimismo, un mecanismo de validación electrónica de los informes clínicos que permite garantizar que la información registrada tiene un responsable de su contenido.

La historia clínica digital facilita, sin duda, el ejercicio de la medicina pero al mismo tiempo supone un gran riesgo en la vulneración del derecho a la intimidad de las personas. El Reglamento de Uso de la Historia Clínica del Hospital de Basurto, en el que fue operado Iñaki Azkuna, afirma que “corresponde a la Dirección del Hospital garantizar a todo paciente atendido en nuestro Centro el derecho a la privacidad y confidencialidad de la información contenida en su Historia Clínica, sin perjuicio de las obligaciones éticas y legales que correspondan, en su caso, a cada una de las personas que en razón del cumplimiento de las funciones propias de su profesión o destino laboral tengan acceso a la totalidad o a parte de dicha información confidencial”.

El acceso a cualquier historia clínica está muy restringido. Según este mismo Reglamento de Uso, pueden acceder a estos informes “los facultativos y el resto de los miembros de los diferentes equipos asistenciales del Hospital que estén desarrollando su labor asistencial sobre un paciente determinado” y sólo “durante todo el tiempo en que se extienda su actuación profesional en el caso clínico de que se trate”. Además, el Reglamento señala también que los facultativos u otros miembros de equipos asistenciales ajenos al Hospital “tendrán acceso a la información contenida en la Historia Clínica de pacientes que estén siendo o hayan sido atendidos en nuestro Centro cuando acrediten estar prestando asistencia sanitaria a la persona de la que solicitan consultar la historia clínica”.

En cuanto a las responsabilidades y utilización de las historias clínicas, el Reglamento de Uso del Hospital de Basurto afirma que “cuando se detecte una violación de la confidencialidad y seguridad de la información clínica, la Dirección del Centro deberá proceder a esclarecer las circunstancias a fin de que se depuren las posibles responsabilidades de acuerdo a la legislación vigente”. Desde Mar de Fueguitos nos hemos puesto en contacto con el departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco y sus responsables han declinado hacer comentario alguno tanto sobre las visitas que ha recibido la historia clínica de Iñaki Azkuna como sobre si desde la Consejería de Sanidad o el propio Hospital de Basurto se ha abierto alguna investigación al respecto.

La historia clínica nace para recoger la información generada durante la asistencia sanitaria a un paciente y puede archivarse en diferentes soportes tales como papel, registros gráficos, radiografías, soportes magnéticos, ópticos u otros. El actual desarrollo tecnológico permite una mayor disponibilidad de la información clínica en soporte informático y, de hecho, el lehendakari Iñigo Urkullu ya anunció el pasado mes de mayo, en el acto de celebración del 30 aniversario de Osakidetza, que antes de que finalice esta legislatura se implantará la historia clínica única digital para cada paciente en Euskadi. El Lehendakari lo consideró un “nuevo avance” para mejorar la atención a los ciudadanos. A modo de anécdota, hay que señalar también que el alcalde de Bilbao tenía previsto asistir a este acto de celebración del 30 aniversario de Osakidetza. No hay que olvidar que Iñaki Azkuna fue el primer director de Osakidetza y también consejero de Sanidad del Gobierno Vasco. Finalmente, no pudo acudir a la conmemoración de Osakidetza por que se estaba recuperando de una reciente intervención quirúrgica.

El Hospital de Basurto tiene, desde 1993, contratados con una empresa externa los servicios de almacenamiento, custodia y consulta de las historias clínicas, documentos que se encuentran archivados en las dependencias de dicha empresa. La clave de identificación de las historias es su número, sin que exista en poder de esta empresa ningún fichero que relacione dichos números con la identidad de los pacientes. Por otra parte, en el Archivo de Historias Clínicas del Hospital hay una oficina desde la que se realiza la gestión necesaria para la consulta de las historias y se organiza su distribución a las unidades asistenciales. En orden a garantizar la seguridad y confidencialidad de la documentación, tanto la recepción de historias clínicas en las dependencias del archivo del hospital como su posterior distribución y entrega en las diferente unidades asistenciales, se llevan a cabo según se especifica en una normativa escrita elaborada expresamente con esta finalidad.

En octubre de 2011, Osabide Global, la historia clínica electrónica única de Osakidetza, fue reconocida con el premio a la mejor experiencia sanitaria para la mejora de la calidad y la seguridad de los pacientes por parte de la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA). En concreto, la SECA premió a Osakidetza “por ser el primero en España en disponer de una historia clínica electrónica centrada en el paciente, que favorece una mayor relación y colaboración entre niveles asistenciales, que contribuye a la sostenibilidad del sistema y que mejora de forma notable la seguridad clínica”. En mayo de ese año el hospital alavés de Txagorritxu se convirtió en el primero de Osakidetza en extender Osabide Global y la historia clínica electrónica única a todos sus servicios.

Osabide Global es fruto de la intensa colaboración entre Ibermática y Osakidetza, existiendo un acuerdo para su comercialización conjunta. La empresa Ibermática, creada en 1973, es una de las principales compañías de servicios en Tecnologías de la Información (TIC) del mercado español. Tras 40 años de actividad en el sector de las TIC, Ibermática se ha consolidado como una de las primeras empresas de servicios de tecnología de la información de capital español. En 2011, agrupaba a 3.324 profesionales y representaba un volumen de negocio de 246,5 millones de euros.

Gorka Andraka.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.