El periscopio invertido

Una propuesta para marchar por la dignidad: ¿Y si nos cubrimos el rostro? ¿Y si gritamos en silencio?

Una vez más, como sucede siempre después de una gran movilización popular, surge la gran pregunta: Y ahora, ¿qué?. ¿Cuál es el siguiente paso? Hoy mismo, se reunen Asamblea Estatal de las gentes de las Marchas por la Dignidad para sacar conclusiones y hablar sobre un nuevo calendario de acciones. Desde aquí, desde este Mar de Fueguitos, y al hilo de este debate, nos fijamos, una vez más, en las comunidades indígenas en resistencia de Chiapas, en la lucha del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). El 21 de diciembre de 2012, tras varios años sin organizar ningún gran acto público, miles de indígenas zapatistas, con su rostro cubierto con pasamontañas y paliacates, bajaron de las montañas a las cabeceras municipales para hacerse visibles, para mostrar al mal gobierno mexicano y al resto del mundo que ahí siguen, resisten, construyen un mundo en el que quepan todos los mundos. Y una vez más, los pueblos zapatistas sorprendieron al mundo. Montaron un pequeño templete en la ciudad y, en silencio, con el puño en alto, fueron pasando una a una, uno a uno, por encima. Eso fue todo. Esa fue su palabra: el silencio.

La Comandancia General del EZLN hizo público el siguiente comunicado:

A quién corresponda:
¿ESCUCHARON?
Es el sonido de su mundo derrumbándose.
Es el del nuestro resurgiendo.
El día que fue el día, era noche.
Y noche será el día que será el día.
¡DEMOCRACIA! ¡LIBERTAD! ¡JUSTICIA!

¿Y si miramos desde aquí a las comunidades zapatistas en resistencia? ¿Y si escuchamos su silencio? En estos tiempos en los que todo parece dicho y hecho, en los que dar el siguiente paso se antoja imposible, una utopía, podemos asomarnos a su espejo e imaginar ese otro mundo por el que luchamos. ¿Y si miles de personas, millones, con el rostro cubierto, en silencio, con el puño en alto, caminaran por delante del Congreso de los Diputados de Madrid? ¿Se escucharía también su mundo derrumbándose y el nuestro resurgiendo?

Gorka Andraka.

Aquí podéis escuchar y ver el digno vídeo de los compas de RompevientoTV sobre la silenciosa marcha zapatista:

Os dejamos aquí la crónica que del “silencio zapatista” hicieron los compas de Desinformémonos:

Decenas de miles de bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ocuparon en emblemático silencio las calles de cinco municipios chiapanecos, en la primera manifestación pública que los zapatistas hacen desde el 7 de mayo de 2011, cuando se unieron a la convocatoria del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. Esta acción simultánea y masiva, la más grande de toda su historia, estuvo precedida por el anuncio de que la organización indígena daríasu palabra, que se conoció unas horas después de la movilización.

“A quien corresponda. ¿Escucharon? Es el sonido de su mundo derrumbándose. Es el del nuestro resurgiendo. El día que fue el día, era noche. Y noche será el día que será el día”, fue el mensaje signado por el subcomandante Marcos y difundido horas después, a través de la página Enlace Zapatista.

En cada una de las ciudades ocupadas (Ocosingo, Las Margaritas, Palenque, Altamirano y San Cristóbal), los tzeltales, tzotziles, ch’oles, tojolabales, zoques, mames y mestizos marcharon con sus tradicionales paliacates y pasamontañas, en filas y en estricto silencio. Hombres y mujeres, jóvenes en su mayoría, pasaron sobre un templete en cada ciudad y levantaron el puño. Ésa fue la expresión más simbólica de toda la movilización.

Fuerza, disciplina, extraordinario orden, dignidad, entereza, cohesión. No es poco. Son 19 años en los que infinidad de veces los han dado por muertos, por divididos y aislados. Una y otra vez salen a decir “aquí estamos”. Hoy, con 40 mil zapatistas en las calles, nuevamente silenciaron de tajo rumores e infundios.

En San Cristóbal de las Casas, ciudad donde tradicionalmente se hacen las manifestaciones del EZLN fuera de su territorio, más de 20 mil hombres y mujeres zapatistas procedentes del caracol de Oventik, donde se concentraron desde un día antes,desfilaron bajo una lluvia que comenzó desde la madrugada. La marcha de 28 destacamentos (de acuerdos a la numeración que llevaban los grupos en sus pasamontañas) inició en las afueras de la ciudad, alrededor de las ocho y media de la mañana, y para las 12 del día la retaguardia estaba muy lejos del centro todavía. La plaza fue demasiado chica para recibirlos.

Habitantes y turistas lanzaron gritos de apoyo y cantaron el himno zapatista en algunos tramos. Los negocios, como de costumbre, bajaron sus cortinas, pues nuevamente los indios los sorprendieron. El templete se ubicó al frente de la catedral, mientras que los ordenados bloques de zapatistas se ubicaron alrededor del primer cuadro de la ciudad.

En Palenque, antigua ciudad ch’ol y uno de los centros turísticos más importantes del estado, los indígenas zapatistas entraron por la avenida principal de la población y realizaron el gesto del puño en alto sobre el templete colocado en el centro de la ciudad, enfrente de la iglesia. Posteriormente, salieron por la calle Chiapas para regresar a sus comunidades.

En Las Margaritas, los zapatistas repitieron la dinámica con 7 mil bases de apoyo, mientras que en Ocosingo -población también tomada por los insurgentes el 1 de enero de 1994, donde tuvo lugar la masacre de civiles por parte del ejército federal en los primeros días de la guerra, más de 6 mil bases de apoyo desarrollaron la acción desde las seis de la mañana; trascendió que cerca de 8 mil zapatistas más se quedaron en el caracol de La Garrucha al no ser suficiente el transporte para la ciudad. No se habían concentrado tantos zapatistas en esta localidad desde los cruentos combates del alzamiento indígena.

Los símbolos son muchos, pues eligieron el último día del ciclo maya, el que para muchos tendría que ser “el fin del mundo” y para otros el inicio de una nueva era, el cambio de piel, la renovación. Durante estos 19 años el recorrido de la lucha zapatista ha estado lleno de simbolismos y profecías, y esta ocasión no tendría que ser la excepción.

Desde el anuncio de que próximamente la comandancia general del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) daría a conocer su palabra, la expectativa por el contenido de su mensaje ha ido creciendo. Este viernes, sin embargo, lo que se escucharon fueron sus pasos, su caminar silencioso recorriendo cinco plazas, su andar digno y rebelde por las calles y su puño en alto.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.