Diario de a bordo, FISAHARA 2015

“Un refugiado es un ser humano sin apellidos, un bastardo, lo peor que te puede pasar”

“Sentirse refugiado es deprimente, insoportable. Se puede aguantar pero nunca te puedes sentir a gusto, independientemente de lo cómodo que puedas estar o de los medios que tengas para vivir”, señala Bere Sidahmed Tayeb, desde el campamento de refugiados saharauis de Dajla, a pocos meses de cumplir con su pueblo 40 años de destierro en la hamada argelina. Bere fue combatiente en la guerra contra Marruecos tras la invasión de su país, el Sáhara Occidental, y desde el alto el fuego de 1991 vive en los campamentos de refugiados saharauis donde ha ostentado diferentes responsabilidades. Entre ellas, en 2007, la de Ministro de Sanidad de la República Ärabe Saharaui Democrática. “La espera es agonizante y conduce a la desesperación”. Sus palabras resumen el sentir de los miles de refugiados saharauis. “Un refugiado es un ser humano sin apellidos, un bastardo. Es lo peor que te puede pasar, todo lo demás son detalles ínfimos”.
Desde su exilio, Bere Sidahmed Tayeb recuerda cuando luchó en la guerra “escarbando para llegar al yo saharaui” y la firma en el año 1991, “por ignorancia e ingenuidad” del alto el fuego que aún hoy sigue en vigor. En su opinión, confiaron en las Naciones Unidas, “el arbitro universal”, pero hoy ya saben que la ONU no es más que “el salón recreativo de las grandes potencias”.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.