ENTREVISTAS

“En 50 años nos van a quitar todo y van a dejar nuestra tierra como un cascarón de huevo”

“En la guerra mataban a las personas y ahorita no nos vienen a matar con armas si no políticamente, con el Plan Puebla Panamá, la Franja Transversal del Norte, las minerías, las hidroeléctricas, los monocultivos, el saqueo de toda la riqueza de nuestro país”, denuncia Catarina Vargas, indígena maya popty, integrante de la organización de mujeres guatemaltecas Mama Maquín. Ante esta situación, los pueblos indígenas luchan por defender y preservar su tierra, “por rescatar las experiencias buenas de los ancianos, las que traen riqueza”, por “impulsar las consultas comunitarias para que no nos despojen de lo que aún nos queda”, por “cultivar con una agricultura sostenible frente a los químicos que nos dan para producir más rápido y que nos están matando”. Para Catarina Vargas se trata de una cuestión vital, de superviviencia, ya  que “en los próximos 50 años nos van a quitar todo y nuestras tierras se van a quedar como un cascarón de huevo”.

Desde Nicaragua, en el Pacifíco Centro Norte, el pueblo originario matagalpa también lucha por su territorio. “Queremos que los terratenientes que viven en nuestros territorios, que son quienes mayor provecho están sacando de nuestras tierras, empiecen a pagar un canon de arriendo a la autoridad indígena o que el Gobierno nos restituya esos derechos territoriales que fueron saqueados durante la dictadura somocista”, señala Maritza Centeno, indígena matagalpa.  La construción del Canal Interoceánico es el gran reto al que se enfrentan los pueblos originarios de Nicaragua, un megaproyecto adjudicado por 100 años a la empresa china HKND y valorado en 50.000 millones de dólares, que está concebido para hacer la competencia al Canal de Panamá. El Canal previsto en Nicaragua tendrá una extensión de 278 kilómetros, atravesará el país desde el Pacífico hasta el Caribe y su anchura oscilará entre 230 y 520 metros, con una profundidad de 30 metros. Para Maritza Centeno, que se opone rotundamente al Canal por sus graves impactos medioambientales y porque se llevará por delante a los pueblos indígenas rama, creole y naoa, “la construcción del Canal será uno de los peores errores que va a cometer el Frente Sandinista. Nunca nos imaginamos que fuera un Gobierno sandinista el que cometiera esta locura”. Según Centeno, “todo lo que está detrás del Canal suena a algo sucio, escondido, nada es transparente, claro. Mucha documentación está en chino, ni siquiera en castellano o en inglés. Sin embargo, lo peor de todo es que a las personas que hablan en contra del Canal se les coloca en la senda de la derecha, en una lista negra y pasan a ser consideradas personas peligrosas. Y es que en Nicaragua no se puede hablar en contra del Canal”.

Los primeros trabajos de Canal fueron inaugurados en diciembre en la provincia de Rivas, en la costa del Pacífico, en la primera de las dos ceremonias oficiales de la jornada, que fue presidida por el empresario Wang, beneficiario de la concesión, y el vicepresidente y exjefe del Ejército nicaragüense Omar Halleslevens. Maritza Centeno hace un llamamiento a la cooperación internacional para que no apoye este proyecto ni al Gobierno de Nicaragua que lo impulsa. “El Daniel Ortega de hoy y el Frente Sandinista de hoy, son aliados de los grandes empresarios, aliados de la Iglesia Católica,  y lo único que realmente están haciendo por el pueblo son programas medioasistencialistas para mantener el voto”, afirma esta activista indígena matagalpa.

Catarina Vargas

15060005

Maritza Centeno

15060004

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.