El océano de las historias

La playa de los sueños

“Los pobres veranean en un mar que sólo ellos conocen”, desvela el poeta chileno Mario Meléndez (Linares, 1971) nada más comenzar su travesía hacia “la playas de los pobres”. Un lugar en el que “la miseria se broncea boca abajo, el hambre toma sol en una roca, los niños hacen mediaguas en la arena y las muchachas se pasean con sus bikinis pasados de moda”. Una playa inundada de sueños.

Mario Meléndez estudió Periodismo en la Universidad de Santiago. Entre sus obras destacan “Autocultura y juicio”, “Apuntes para una leyenda” y “Vuelo subterráneo”. Además, muchos de sus poemas han aparecido en diversas revistas de literatura y en antologías tanto naciones como del extranjero y ha participado de numerosos eventos literarios, ya sean debates, actividades poéticas o recitales. A lo largo de su trayectoria ha recibido varios premios, entre los que se encuentra el Harvest International que otorga la Universidad Politécnica de California, por haber escrito según el jurado el mejor poema en español. Cabe mencionar que su obra se encuentra traducida a muchos idiomas, por ejemplo, inglés, rumano, persa, italiano y catalán.


La playa de los pobres

Los pobres veranean en un mar
que sólo ellos conocen.
Allí instalan sus carpas
hechas de mimbre y celofán
y luego bajan a la orilla
para ver la llegada de los botes
curtidos de adioses.
En la playa
la miseria se broncea boca abajo
el hambre toma sol en una roca
los niños hacen mediaguas en la arena
y las muchachas se pasean
con sus bikinis pasados de moda.
Ellas tienden sus toallas de papel
y se recuestan a mirar el reventar de las olas
que les recuerda la forma de un pan
o una cebolla.
Mar adentro nadan sus sueños.
Y ellas ven al vendedor de helados
acariciando sus pechos
o a ellas mismas en un viaje hacia la espuma
del que regresan con vestidos nuevos
y una sonrisa en el alma.

Los pobres veranean en un mar
que sólo ellos conocen.
Y cuando cae la tarde
y el horizonte se desviste frente a ellos
y las gaviotas se desclavan del aire
para volver a casa
y el crepúsculo es una olla común
llena de peces y colores
ellos encienden sus fogatas en la arena
y comienzan a cantar y a reír
y a respirar la breve historia de sus nombres
y beben vino y cerveza
y se emborrachan
abrazados a sus mejores recuerdos.
Mar adentro nadan sus sueños.
Y ellos ven a sus hijos camino de la escuela
cargando libros y zapatos y juguetes
o a ellos mismos regresando del trabajo
con los bolsillos hinchados
y con un beso pintado en el alma.
Y mientras ellos sueñan
el hambre apaga sus fogatas
y se echa a correr desnuda por la playa
con los huesos llenos de lágrimas.

mario meléndez

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.