El océano de las historias

Las doncellas, madres, hechiceras y brujas guardianas

La Bruja que hay en ti, la Hechicera, la Madre y la Doncella son convocadas por la poeta y filóloga hispánica Raquel Serdio (Cabuérniga, 1967) en este poema habitado por misterios, vuelos, tejidos fraternos y mujeres exclusivas para sí mismas. Raquel Serdio es autora de tres libros de poemas: Cuaderno de Rozalén, En un lugar que yo veo y Mujeres de mimbre.



Guardiana de lo sucesivo

La Bruja que hay en ti ama sus glúteos elásticos, los senos caídos, sanos, la afinada intuición que los años le han dado.
La Bruja que hay en ti ama sus ovarios sin ovulos, su gruta sin manual, la belleza imperfecta de la vejez más viva.
La Bruja que hay en ti despierta ligera de servidumbres: ni jaulas de oro, ni piernas abiertas a principados; señora del misterio y vuelo.

II

La Hechicera que hay en ti se viste para sí misma, sin falsas costuras que aprisionen sus porqués, y camina resuelta, por más que Sociedad siga creyendo que se viste para ella.
La Hechicera que hay en ti no confunde ser con tener. Sabe que te vas sin títulos, sin hectáreas, sin labios voluptuosos, aunque calces tacones viscerales y lleves las uñas coloreadas.
La Hechicera que hay en ti cuestiona códigos ilusorios de occidente sobre follar, vencer, amar y florecer. Ni guerra de los sexos ni lucha entre mujeres por el sexo que deshile los tejidos fraternos.

III

La Madre que hay en ti siembra la placenta en las raíces del ciruelo, para que no olvides la memoria de la Tierra y sus frutos.
La Madre qyue hay en ti no quiere verte esclava de las tallas, de la fachada obscena de porcelana, de la pildora para no menstruar -entorperce tanto, dices.
La Madre que hay en ti respeta el cuerpo, sus recovecos, sus dolores, su noble destino para amar y ser amada, también por ti, sin sapos balbuceando tu nombre con ávidas promesas de reino y hiel.

IV

La Doncella que hay en ti no cree que la virginidad sea un trofeo que se otorga a la estupidez humana adicta al first time. Se sabe el ser más exclusivo para sí misma.
La Doncella que hay en ti abraza sus fantasmas y sabe que en el meollo de su oscuridad resplandecen los ojos de un animososo e imprevisible jaguar.
La Doncella que hay en ti coquetea con la vida sin buscar hipnotizados galanes a los que echar el lazo. Prefiere ser ella misma a ser princesa desmemoriada y voraz.

V

Doncella, Madre, Hechicera, Bruja… ¿en qué lugar de mi Ser os encontráis?

raquel-serdio

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.