El océano de las historias

El calor de la poesía frente la guerra

Sarajevo, una ciudad asediada por la guerra. Invierno, infierno. Sólo quedan ya por quemar los libros para poder calentarse, sobrevivir. Y el escritor italiano Erri De Luca (Napoles, 1950) clasifica las palabras que ardieron entonces en función de su valor y energía. La poesía, advierte el poeta italiano, es la más necesaria en tiempos de guerra.

Clasificación del fuego

En primer lugar partieron los filósofos: Marx, Hobbes, Descartes, Schopenhauer,
al final también Montaigne: otoño/invierno uno, Sarajevo.

Después les tocó a los novelistas, Dumas, Dickens, Gógol,
el último en deshacerse en la estufa fue Shalámov
con sus relatos de Kolyma, otoño/invierno dos.

Aquel año hasta mayo las palabras se fueron al infierno para dar calor.

En el tercer año de asedio ardió la estantería destinada al teatro,
primero Brecht, después Strindberg a lo loco, Shakespeare, Racine,
al final, entre lágimas, también Chéjov.

El cuarto año era el turno de la poesía,
pero la guerra terminó y la ahorró.

Clasificación del fuego: la última destinada a arder es la poesía,
durante la guerra la más necesaria.

Erri De Luca, de su libro “El huésped empedernido” (2008)

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.