ENTREVISTAS

“El día que no informamos de Yemen las donaciones se paran porque nadie se acuerda de lo que ocurre allí”

“Es muy complicado ayudar a un país que es muy poco turístico, por tanto muy poco conocido, que no sale en la televisión, del que no nos llegan refugiados, que es musulmán, con la islamofobia que hay en muchas partes de Europa, y al que además no se puede mandar nada físico porque se encuentra bloqueado”, explica Eva Erill, fundadora de Solidarios Sin Fronteras, única organización española de cooperación internacional y ayuda humanitaria en Yemen. “Nuestro trabajo ha sido ser gotas malayas, persistir, insistir, resistir y no desistir jamás porque el día que no informamos de Yemen las donaciones se paran. Y es que nadie se acuerda de lo que ocurre allí”, añade.

“Desde Solidarios Sin Fronteras nos negamos a aceptar que la guerra de Yemen es una guerra civil porque en el momento en que se internacionaliza, en marzo de 2015, y entran Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Arabia Saudi o Emiratos Árabes ya no es solamente una guerra interna. Incialmente sí que las revueltas de 2011 son el origen del conflicto pero ahora los intereses de Estados Unidos, la venta de armas por parte de Europa, y de España sobre todo, han hecho que ya no podamos decir que este es un conflicto entre los sunitas y los chiitas de Yemen, que se están matando entre ellos”, cuenta Eva Erill sobre la guerra en Yemen, un conflicto que ha provocado a día de hoy la mayor emergencia humanitaria del mundo. “Los países europeos, Estados Unidos, Australia, Brasil y muchos más países están vendiendo armas a Arabia Saudi que se usan en la guerra de Yemen. La industria armamentística, junto con la farmacéutica, es la que más dinero da del mundo y eso hace que haya un silencio absoluto sobre esta guerra. La gente pone la televisión y ve a los refugiados de Siria, incluso a los afganos, y le suenan. Pero Yemen no les suena. La mayoría de la gente nos pregunta qué está pasando en Yemen. La falta de información, que no hay apenas refugiados y la venta de armamento son el cóctel de silencio que hay sobre Yemen”, explica la fundadora de Solidarios Sin Fronteras.

Desde Solidarios Sin Fronteras tienen en marcha tres proyectos en Yemen. Por un lado, dan comida, mantas y productos de higiene a familias con niños, priorizando siempre aquellas familias donde hay mujeres solas con menores. También instalan depósitos de agua potable en centros de refugiados y los proveen de agua semanalmente. Y, por último, reconstruyen casas en las isla yemení de Socotra, devastada por dos ciclones en noviembre de 2015 que dejaron sin hogar a 15.000 de sus 50.000 habitantes. “Yemen es un país totalmente bloqueado y no podemos mandar absolutamente nada”, explica Noelia Ruiz, fundadora también de Solidarios Sin Fronteras. “Los primeros meses de la guerra nos planteamos mandar containers porque todavía se permitía la entrada de algún producto, pero los precios del envío eran abusivos. Era más caro el envío que lo que llevaba el container. Después decidimos comprar los productos en el propio Yemen y así también fortalecemos un poco la economía local. Si nosotros enviamos nuestros productos fabricados en Europa o en China a ellos no les revierte nada. Y de esta manera ayudamos también a que la gente pueda seguir cobrando un sueldo por mínimo que sea”, relata Noelia Ruiz.

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Solidarios sin Fronteras en “Mar de Fueguitos” – Solidarios sin Fronteras - 27 enero, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.