La vida es sueño

A la luz de los sueños

“Y que sea nuestra propia luz, y no la del sol por la mañana, la que prenda fuego”, sugiere el poeta David González (Gijón, 1964) en este poema que cuelga de un atrapasueños y combate los malos espíritus. Una invitación a soñar, a arder, a quemar, que aparece en su libro “Si te echan mano al cuello, encontrarán la soga”, publicado por la editorial Le Tour 1997.

Atrapasueños

en nuestro dormitorio
todavía conservo
un pequeño atrapasueños

un aro de madera de sauce
en forma de lágrima
con una floja red de cuerda
como la tela de una araña
decorado con huesos
piedras y plumas
y originario
de la nación chipewa

lleva ahí
en esa misma pared
unos quince años

desde que Chica
mi anterior pareja
lo trajera y colgara
de esa misma alcayata

quince años
atrapando sueños.
atrapando nuestros sueños
ahora también los de Manuela

sin embargo
en vista de la suerte
que corrió la nación chipewa
y en vista asimismo
de la suerte que corrimos Chica y yo
empiezo a pensar
que no sería mala idea
quitarlo de ahí
quitarlo de ahí inmediatamente
a la voz de ya

y que sea nuestra propia luz
y no la del sol por la mañana
la que prenda fuego
y calcine

a los malos
espíritus.

David González

en los sueños empiezan las responsabilidades
delmore schwartz

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chiribitas. Historias que prenden la vida

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.