ENTREVISTAS

«El periodismo, muchos periodistas, juegan un enorme papel para los consejos de administración de su medios y las élites económicas y políticas»

«Una de las primeras tesis que este ensayo trata de romper es esa imágen estereotipada, interesadamente creada, de una enorme diversidad de medios de comunicación. Todo el mundo puede citar varios periódicos, radios, televisiones… y eso nos da la apariencia de que hay muchísimos medios, de que la pluralidad ideológica, segunda tesis a romper por este libro, está garantizada. Sin embargo, a poco que rasquemos, vemos como todos estos medios de comunicación masiva se agrupan cada vez en menos manos. En las últimas décadas de neoliberalismo este proceso de concentración de medios se ha multiplicado, ha aumentado enormemente, y así vemos como hoy todos esos medios que podríamos citar como aparentemente independientes en realidad están controlados por unos pocos consejos de administración», cuenta Jesús González Pazos, integrante de la oenegé Mugarik Gabe y autor de «Medios de comunicación ¿al servicio de quién» (editorial Icaria). «Este ensayo nace en el marco de un proceso de ver cuál es el papel de los medios de comunicación en algunas cuestiones esenciales. Mugarik Gabe hizo una investigación hace un par de años sobre la criminalización de la protesta social, sobre todo ante las actuaciones de las trasnacionales, las oligarquías y cómo daban cobertura los Estados en la mayoría de los casos a esas actuaciones nefastas de las trasnacionales. En esos momentos, aparecen ya los medios de comunicación porque tienen un rol determinante en los procesos de criminalización de la protesta social. A partir de ahí nos empezamos a preguntar más en detalle cómo actúan realmente los medios de comunicación, no sólo en esos procesos de criminalización sino también en términos generales, su rol en las sociedades neoliberales de hoy en día», añade Jesús González Pazos.

«No quiero hacer un ataque frontal a los trabajadores y las trabajadoras de los medios de comunicación, pero creo que mayoritariamente saben en que medio se mueven, conocen su márgen de autonomía, saben qué crónicas pueden realizar y cuáles no porque su director no les va a dejar publicarla, con lo cual hay también una autocensura. Incluso, entiendo que saben perfectamente en su ámbito de trabajo lo que pueden y no pueden decir. Generalmente, cuando alguien dice más de la cuenta sufre las consecuencias y esto son situaciones ejemplarizantes para el resto de trabajadores y trabajadoras», explica el autor de «Medios de comunicación ¿al servicio de quién», Jesús González Pazos. «Y luego están todos aquellos periodistas encumbrados porque están haciendo un enorme papel a los consejos de administración de sus medios, a las élites económicas y políticas, ya hablemos en un nivel tan chiquito como nuestro país o hablemos a nivel de Estado español o cualquier otro país europeo. El periodismo, muchos periodistas, se prestan a ello, están cumpliendo un papel muy importante en este sentido y lo hemos visto hace muy poco con el papel de algunos medios de comunicación, sus periodistas abanderados, y todo lo que ha salido sobre las cloacas del Estado, espionajes partidiarios, etc.», concluye Jesús González Pazos, para quien «hoy en día el cuarto poder del periodismo es inexistente, está imbricado con otro poder que sí que lo es realmente, con el poder económico, con las élites económicas, que dominan la mayoría de los medios de comunicación tradicionales y definen sus líneas editoriales».

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chiribitas. Historias que prenden la vida

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.