ENTREVISTAS

«Las armas autónomas producen un relajo moral y político que hacen que sea mucho más fácil la guerra»

«A la gente solo le preocupan nuestros muertos y mientras no tengamos muertos porque el militar no está en el campo de batalla, no tiene el riesgo de morir, es mucho más sencillo dar apoyo a los gobernantes que usan las armas totalmente autónomas y letales en la guerra», comenta Tica Font, integrante del Centro Delás de estudios por la paz y de la campaña «Stop killer robots», iniciativa que reclama la prohibición de estas armas y denuncia los problemas éticos de las nuevas tecnologías militares. «El gobierno tiene menor resistencia social a involucrarse en una guerra que se nos vende como que con esta tecnología puede ser civilizatoria, puede ayudar a mejorar la guerra, pero no hay que olvidar que por otra parte produce un relajo moral y político que hace que sea mucho más fácil involucrarse en las guerras porque no tienen riesgo electoral para los políticos», añade Tica Font.

«Los retos actuales de la humanidad son transfronterizos, globales, por ejemplo, el cambio climático y las pandemias. Y ahí no están las fronteras. Además, conectado con todo esto está el tema de la seguridad. Las personas para sentirse seguras necesitan alimentación, vivienda, acceso a sistemas de salud, etc. Entonces, si se mira la seguridad como seguridad de las personas, lo que tenemos que hacer es cuidarnos globalmente, porque tenemos problemas globales. Pero si se mira la seguridad como ‘nosotros nos vamos a asegurar en nuestro castillo frente a los demás’, entonces es cuando vienen las soluciones basadas en drones y cuanto más baratas mejor. En estos momentos de retos globales necesitamos preservar la seguridad a nivel de la población mundial», explica Pere Brunet, integrante del Centro Delás de estudios por la paz y de la campaña «Stop killer robots».

«¿La seguridad de quién? ¿Quién tiene que estar seguro, las personas o el sistema?, se pregunta Tica Font. «Las personas, sin duda. Nosotros no estamos pensando en la seguridad del Estado, de las instituciones, sino en que los que tienen que estar seguros son las personas de cada sitio, la ciudadanía. ¿Y la seguridad, frente a qué? Y este sería el otro debate porque el Estado sitúa la seguridad frente a Rusia, frente a las armas autónomas, pero frente a lo que tenemos que estar seguros es frente a que el cambio climático nos dejará un aire respirable y sano, frente a si podremos cultivar comida y habitar en este planeta o a si me quedo sin trabajo habrá o no una prestación social que me ayude a poder seguir viviendo. Esas son las seguridades que necesitamos las personas y estos armamentos no nos las confieren porque solo buscan la seguridad de las élites que quieren defender sus intereses, que no son además los de las demás personas», concluye Tica Font.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chiribitas. Historias que prenden la vida

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.