PROGRAMAS

Teresa Alonso, niña exiliada por la guerra, antifascista de acero y paz

Esta semana, charlamos con la escritora Celia Santos sobre «La niña de Rusia», novela en la que relata la vida de la donostiarra Teresa Alonso, exiliada cuando era cría a ese país durante la Guerra Civil y que a sus 97 años sigue en pie frente al fascismo. Con 12 años, Teresa contempló el bombardeo de Gernika, poco después tuvo que exiliarse y más tarde sobrevivió también al cerco de Leningrado, en la segunda Guerra Mundial, en una vida marcada por las guerras y sus dramáticas consecuencias. Además, escuchamos la canción que el poeta y cantante Ángel Petisme le ha dedicado a Teresa.

«Teresa Alonso era hija de un republicano, empleado de Renfe. Vivían en San Sebastián pero al poco de empezar la Guerra de España, ella, su hermana y su madre tuvieron que ser evacuados a Bilbao, de momento más seguro», explica la escritora Celia Santos, para resumir la vida de Teresa. «Un día su madre la envió con la vecina a comprar carne de caballo a Gernika y presenció el bombardeo de la ciudad desde un otero. Tras ese y otros bombardeos que asolaron Bilbao, su madre decidió embarcarla en uno de aquellos barcos que evacuaban niños hacia diferentes países. A Teresa la enviaron a la URSS. En Santurce embarcó en el Habana y, al llegar a Burdeos, cambiaron al Sontay, un carguero de carbón en el que tuvieron que viajar escondidos en las bodegas. Allí se produjo el flechazo con Ignacio, conoció a Vicenta, Blanca, Juanita… Nombres que la han acompañado durante toda su vida.

Llegaron a Leningrado y les distribuyeron a las diferentes casas de niños. A ella la mandaron a Kiev, donde permaneció 3 años educándose y estudiando. Siempre recuerda aquella etapa con mucho cariño. Aunque fue en esos años cuando recibieron la noticia de la derrota de la República en la guerra. Al cumplir 15 años, fue enviada a Leningrado, a una casa de jóvenes españoles para seguir formándose. Pero estalló otra vez la guerra. Los jóvenes se dispersaron y la casa cerró, o quedó abandonada. Teresa tenía 16 años y se vio sola en pleno cerco de Leningrado. Siguió trabajando en la fábrica, mientras apagaba bombas incendiarias, cuidaba enfermos y recogía cadáveres de las viviendas. Hasta que pudo salir de la ciudad a través del lago Ladoga. Una noche entera de viaje en camión por una carretera de hielo. Y después, 50 días en tren hasta el Cáucaso. Tuvieron que atravesar el macizo a pie, pues lo alemanes se acercaban. En Georgia, trabajó en una fábrica de seda, pero sufrió un intento de violación y huyó. Los Keropián, una familia de zapateros de origen armenio la acogieron. Fue su familia durante 3 años. Hasta que acabó la guerra y quiso buscar a Ignacio. Su siguiente destino sería Moscú. Allí enloqueció al enterarse de la muerte de Ignacio, se casó y tuvo una hija. En 1956, cuando Franco autorizó la repatriación de aquellos niños que tuvieron que huir, Teresa decidió volver a España con su hija. El recuerdo de sus padres pudo más que ella. Quería reencontrase con ellos.

La vuelta no fue lo idílica que ella hubiera deseado. La pobreza, el rechazo social y familiar, la policía, los interrogatorios (en Barcelona y en Madrid, por parte de la CIA) le hicieron la vida imposible. Pero Teresa tenía una hija que mantener. Peleó, trabajó, vivió bajo una escalera, aguantó insultos y desprecios. Y todo ello, con una lesión en la espalda producida por la onda expansiva de un obús durante el cerco de Leningrado. Y salió adelante. Consiguió trabajo, casa y educación para su hija. Y volvió a encontrar el amor. Un amor maduro, sosegado, que la hizo feliz, más de lo que ella hubiera imaginado. Aunque la sombra del alzhéimer acabase con aquella felicidad pocos años después.

A partir de ahí, Teresa se volcó en ayudar a los demás, ayudar, mejorar la vida de los que están a su alrededor. Miembro de la Associació d’Expresos Polítics del Franquisme, del sindicato Comisiones Obreras, de la Escuela de la Dona, ha viajado durante años a las jornadas de Santa Cruz de Moya y Caudé».

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chiribitas. Historias que prenden la vida

Los programas de radio

Bodega

Licencia de Creative Commons
Mar de Fueguitos by Gorka Andraka is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.